Por San Blas la cigüeña veras…

2
Feb
2012

… Aunque, con el frío que hace, suponemos que las cigüeñas también se habrán apuntado a quedarse en casa disfrutando de un café y unos dulces rosquitos. Nuestro obrador no para y, después del periplo navideño, vuelve a salir de su rutina con la elaboración de estas pastitas tan típicas de la festividad del 3 de febrero. Dicen que San Blas nos cuida la garganta. Nosotros no sabemos si nuestros rosquitos tendrán poderes curativos, pero de lo que sí estamos seguros es de que endulzarán a los clientes estos días de invierno.

Cuando pensamos en los roscos de San Blas, a nuestra mente vienen dos dulces. Una rosquilla recubierta de merengue crujiente o una pastita redonda y plana con agujero, bañada en merengue u otras terminaciones. Para contentar a todos los paladares, en Artepan ofrecemos las dos versiones. La diferencia entre una y otra es que en la primera se emplea el aceite y en la segunda la mantequilla. Y, mientras la primera va horneada con un primer baño de merengue por una cara, para después repetir el horneado con el baño por la otra mitad, la segunda se hornea de una vez y después se recubre con la terminación deseada. Si es con merengue, se cuece unos minutos, se baña y después se le da un último golpe de horno para que el merengue endurezca.

ROSCOS SAN BLAS

Roscos San Blas

La elaboración de nuestros rosquitos es algo laboriosa, pero compensa el delicioso resultado. La masa consiste en harina, huevos, azúcar y mantequilla, de tal forma que conseguimos una pastita de té muy fina. Esa masa se lamina y después se corta con dos cortapastas, uno para formar el círculo y otro para conseguir el agujerito característico. Una vez horneadas, llega el baño que, en Artepan, ofrece cuatro variedades: chocolate con almendra o mermelada con coco para los más golosos, un baño de huevo y almendra para los menos y el típico glaseado de merengue para los que buscan el rosquito tradicional.

ROSQUITOS

          Rosquitos

Ésta última variedad llena nuestro obrador estos días de un dulce aroma anisado que casi se percibe desde el otro lado de la calle. Para lograrlo, empleamos un licor francés llamado Pernaud que podríamos encontrar en muchas sobremesas familiares del país vecino. Con estas variedades, ofrecemos unas bandejas de rosquitos para todos los gustos, dulces que también se pueden adquirir por separado.

Una novedad rellena

Y, como nunca dejamos de trabajar nuevas opciones, este año hemos decidido dar un paso más en la tradición de los dulces de San Blas y ofrecemos otra variedad típica de la festividad que se degusta en muchos lugares de nuestro país: el roscón relleno.

ROSCÓN RELLENO

      Roscón relleno

Se trata de una masa muy parecida a la del Roscón de Reyes. Sin embargo, en este caso, además de no llevar sorpresa ni haba en su interior,  empleamos en su elaboración un prefermento tipo esponja en vez de un fermento levain. La harina, la mantequilla, los huevos, el azúcar y las ralladuras de naranja y limón, junto con los dos pacientes reposos, confieren a este brioche una suave esponjosidad. Una vez formado, se corona con un pincelado de huevo para un resultado brillante y dorado. Por supuesto, los más golosos encontrarán en Artepan distintos rellenos de nata, crema, mixtos o trufa, en roscos de versión individual o familiar, para unas cuatro o cinco raciones. Para que, además de la garganta, nos cuide el paladar.

Comparte:
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Digg
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • LinkedIn
  • Meneame
  • MySpace
  • Netvibes

Imprimir el post Imprimir el post

Escribe un Comentario

Su correo nunca será publicado ni compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*