Europain: la mejor excusa para visitar panaderías en París

18
Mar
2014

Una de las mejores costumbres que hemos adquirido con los años en Artepan es la visita a la feria de panadería Europain, sin duda la más importante de Francia y seguramente la mejor de Europa. Europain se celebra en el Palacio de Exposiciones de París y es un escaparate de maquinaria, ingredientes, utensilios, herramientas, decoraciones, formas de trabajar y todo lo que podáis imaginar vinculado al oficio de panadería.

Antaño las ferias eran los únicos lugares en los que uno podía enterarse de cualquier novedad. Hoy en día, con el omnipresente Internet, aquellas empresas que tienen un producto estrella ya lo han vendido meses antes de presentarlo en un stand. Nuestra visita a Europain, en este sentido, no ha tenido descubrimientos reseñables. Pero siempre es bueno acercarse y conocer en persona a aquellos profesionales que tienen algo que contar. Y, por supuesto, la visita a la feria ha sido la excusa perfecta para pasar un día más en París y patear sus calles en busca de panaderías de las que disfrutar.

No es la primera vez que en este blog expresamos nuestra admiración panadera por un país como Francia. La formación y la manera de desarrollar la profesión son dos claves fundamentales para que cualquier panadería que uno visite le deje con la boca abierta. París es un caramelo para quien le guste curiosear hogazas y baguettes y a nosotros la lista de recomendaciones que llevábamos se nos quedó tan corta que descubrimos otros muchos locales que merecieron la pena. He aquí algunas de las muchas que podréis encontrar, por si tenéis la oportunidad de visitarlas.

La primera joya panadera la descubrimos gracias a la recomendación del personal del hotel donde nos hospedábamos: Comptoir Gana, una panadería con obrador a la vista, poca variedad pero muy buen producto en la que charlamos un buen rato con el dueño. Los panes ecológicos y las baguettes son su seña de identidad, completada por croissants y caracolas en su oferta de bollería.

También nos acercamos a una de las muchas panaderías que ostenta en París la famosa cadena Eric Kayser, que acaba de publicar un libro destinado al panadero casero. Un ejemplo de que el mimo y el detalle son fundamentales en esta profesión, de una firma cuyos locales se extienden hasta Japón.

Du Pain et des Idées nos enseñó una fórmula de venta de grandes piezas por porciones al corte, además de croissants y caracolas de todos los rellenos que os podéis imaginar, y en Le Boulanger des Invalides conocimos a un panadero que dio el salto de Lyon a París y al que le va estupendamente.

Pero, sin duda, la gran sorpresa nos la llevamos en Carrefour. La cadena de supermercados francesa oferta entre su surtido panadero las piezas del gran Poilâne. La misma firma que en sus panaderías vende hogazas firmadas con una gran P y a un precio nada desdeñable, comercializa también su pan en el súper.  ¿Por qué no? Seguramente sea el síntoma más claro de que en Francia el nivel de exigencia del cliente es tal que un gigante como Carrefour y un maestro panadero colaboren sin prejuicios, ofreciendo el mejor pan cerca del cliente. Una nueva lección desde Francia para la reflexión.

 

 COMPTOIR GANA   FOUGASSE AUX LARDONS DE KAYSER

Comptoir gana                                                            Fougasse aux Lardons de Kayser

 

CARACOLAS DE DU PAIN ET DES IDÉES   LE BOULANGER DES INVALIDES

Caracolas de Su Pain et des Idées                                    Le Boulangerie des “Invalides”

 

Comparte:
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Digg
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • LinkedIn
  • Meneame
  • MySpace
  • Netvibes

Imprimir el post Imprimir el post

Escribe un Comentario

Su correo nunca será publicado ni compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*