Brioche se escribe en francés

24
Oct
2013

“Mi señora, los campesinos no tienen pan que llevarse a la boca”, dijo él agachado y suplicante. Y ella, levantó la barbilla y con aire de superioridad exclamó “¡Que coman brioche!”.

Que María Antonieta no ha pasado a la Historia como la mujer más amable del mundo, es más que sabido. A ella se le atribuye esta cita recogida por Rousseau y que resume el carácter y el talante de una reina cuyo fin fue uno de los símbolos de la Revolución Francesa. Sin embargo, seguramente al partir de aquella provocación, el brioche adquirió más fama de la que tenía en su momento y, sea como fuere, ha adquirido uno un  puesto de honor en la bollería más selecta.

En Artepan nos declaramos fans incondicionales de esta masa enriquecida con mantequilla. Porque, como dice nuestra colaboradora Elena Zudaire de 220º Espacio de Cocina Alternativa, “con mantequilla la vida es mejor”. Y vaya que sí lo es. Es cierto que es una elaboración calórica pero, ¿por qué no relacionarla con un buen desayuno o una buena merienda? Nosotros hemos dedicado los últimos meses a mejorar la receta que ya os ofrecíamos en nuestros establecimientos para que con un solo bocado podáis exclamar más si cabe “mon Dieu!”.

¿Qué ha cambiado en nuestra fórmula? Básicamente, la cantidad del ingrediente estrella de esta elaboración: la mantequilla. Hasta ahora, incorporábamos unos 250 gramos de este manjar por kilo de masa pero ahora nos hemos lanzado a 450 gramos por kilo, para comprobar que los grandes maestros nunca se equivocan. Porque un buen brioche es pura mantequilla de buena calidad. Ni siquiera es un bollo dulce, dado que más bien diríamos que tiene un punto salado, ni tampoco es en absoluto pesado. Lo mágico del brioche es que cada bocado es más esponjoso que el anterior.

Con un fermento levain, algo de levadura prensada, un reposo de 24 horas a 5º y otro de entre tres y cuatro horas una vez formado a 24º, estamos orgullosos de deciros que lo hemos conseguido. Nuestro nuevo brioche es aromático y tiene una preciosa miga hebrosa conseguida gracias a esas fermentaciones lentas y al efecto de la mantequilla en el gluten. Y estamos seguros que hasta la mismísima María Antonieta dejaría la corona si fuésemos los panaderos del pueblo francés del siglo XVIII.

Para que lo comprobéis, además de ofrecéroslo a la venta de viernes a domingo en molde de unos 300 gramos, podéis probarlo en nuestro desayuno de Artepan Salburua. Ya que no podemos llevaros a Francia, que la magia panadera del otro lado de la muga venga a vosotros con nuestro esfuerzo y nuestra dedicación. ¿Os apetece probarlo?

 

 

Brioche

Brioche

Comparte:
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Digg
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • LinkedIn
  • Meneame
  • MySpace
  • Netvibes

Imprimir el post Imprimir el post

3 Comentarios

  1. Anónimo
    Comentado 24 noviembre, 2013 a las 13:59 | Permalink

    Aconsejo al que haya escrito esto que se informe un poco antes de proferir semejantes calumnias.

    María Antonieta jamás pronunció esa frase, es más, fue precisamente Rousseau el que confirmó que no lo hizo ella, sino otra Reina anterior.

  2. Artepan
    Comentado 25 noviembre, 2013 a las 13:20 | Permalink

    Buenos días, Anónimo
    gracias por su comentario.

  3. Anónimo
    Comentado 25 noviembre, 2013 a las 16:56 | Permalink

    Dígnense en reconocer su error y hagan el favor de corregirlo.
    Por si no terminan de creérselo, les dejo el enlace de la misma web desde la cual han sacado la información del brioche, donde explica el origen de esa frase 😉

    http://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Antonieta_de_Austria#.C2.ABQue_coman_pasteles.C2.BB

Escribe un Comentario

Su correo nunca será publicado ni compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*